Estas viendo

1998

Familia Escobedo

9 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

La familia Escobedo es una familia recién conversa, es bien suave y bien activa, siempre van a la iglesia. Ellos son como la familia con la que tengo más problemas para adaptarme. Ellos solamente conocieron al Elder Tello. Es como si no me aceptaran, realmente no me siento cómodo con ellos.

Es una familia muy franca, dicen lo que piensan. Por ejemplo, la hermana dice que no le gusta orara, y no ora. No he podido enseñarle lo importante que es orar.

Hijos, nunca dejen de orar. El orar es la única forma que tenemos de platicar con nuestro Padre Celestial. Yo los quiero mucho a ustedes mis amados hijos. Realmente no me puedo imaginar cómo van a ser, pero los voy a amar mucho. Les voy a enseñar a orar desde que son pequeños. Les voy a enseñar el evangelio, porque sé que va a ser fácil para ustedes.

Los amo mucho. Su querido padre,

Arturo A. Mijangos

La decisión de Aidé

7 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

He invitado a muchas personas a hacer muchas cosas, pero ninguna se había negado a obedecer la ley de castidad. Aun personas con problemas con esta ley no se habían negado. Pero Aidé si, se niega porque dice que pueda que caiga, que es humana.

Hijos las decisiones que tomen en la vida no son cuando les beneficien, sino por obediencia. La ley de castidad se dio para cumplirla, no para buscar excepciones.

Deseo enseñarles a obedecer la ley de castidad y a decidirse mucho ante que la situación se presente. La decisión de no tener relaciones sexuales antes del matrimonio se debe hacer desde el momento que entiendan lo que es ese mandamiento. Cuídense mucho.

Con amor,

Arturo A. Mijangos

Su papi

Dios pone los medios

6 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

Hoy mi compañero y yo estábamos buscando a una persona. Estaba en divisiones con Elder Calvero. Realmente no sabía dónde era la casa. Una hermana nos dijo que era en cierta calle y en la casa había una Bronco enfrente. Nos fuimos a buscar la casa y efectivamente había una Bronco. Al empezar a platicar con la persona la Bronco se fue. No nos pareció muy extraño hasta que averiguamos que esa no era la Bronco que debía estar allí. Solamente nos sirvió para saber en dónde estaba la casa.

Yo sé que Dios pone los medios en las cosas que él quiere que sucedan. Me sentí muy especial al tomar parte en un pequeño milagro del Señor.

Los amo mucho, con cariño,

Arturo A. Mijangos

El maestro más grande: Cristo

5 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

Realmente no ha habido un maestro más grande que nuestro Señor Jesucristo. Él nos puso el ejemplo de la forma de enseñar. Él fue un maestro amoroso, dedicado, compasivo, amable, consagrado, y respetuoso. Sus cualidades son las que debemos buscar como maestros. Él se apoyaba en las escrituras y en los profetas. Usaba símbolos y parábolas.

Nosotros sigamos pues su ejemplo.

Con amor,

 

Arturo A. Mijangos

La condición de miembro es servir

4 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

Cuando aceptamos el evangelio también aceptamos la responsabilidad de servir en su Iglesia. El servicio en la iglesia no es opcional. Siempre debemos hacer algo dentro de la iglesia. La iglesia no se trata de ir cada domingo para sentarnos y solamente escuchar. No basta con solo hacer esto. Debemos donar de nuestro tiempo, de nuestras posesiones y toda nuestra energía para el beneficio de la iglesia.

Yo amo mucho el servir dentro de la iglesia. Antes no entendía por qué era necesario. Ahora ya lo sé. Necesito un llamamiento para poder continuar progresando en la iglesia.

Hijitos mijos, les pido que busquen tener un llamamiento en la iglesia; magnifíquenlo y encontrarán paz en la tierra.

Con amor

Arturo A. Mijangos

Discusión sobre reglas

3 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua
De las cosas que más me desagradan es discutir sobre las reglas. Yo siento que cada uno de nosotros tiene suficiente capacidad para saber lo que es correcto. No es necesario que tengamos que buscar una regla para cada situación.
No creo que voy a discutir mucho sobre reglas con ustedes hijos. Las reglas son sacrificios y el nivel de sacrificio depende de cada uno.
Con amor,
Arturo A. Mijangos

Día de los muertos

2 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

Hoy es un día que recordamos a nuestros seres queridos que han muerto.

En parte de mi bendición patriarcal me dice que debo hacer la obra por los muertos. Hoy pensé en eso. Hay tantas personas que han muertos sin que alguien haga la obra por ellos. Es la voluntad del Señor que pueda hacer mucha obra por los muertos.

Siempre me ha gustado buscar a mis antepasados, es por eso que no va a ser difícil encontrar tiempo. Hijos ustedes deben buscar los datos de sus antepasados aunque yo voy a hacer muchos.

Les amo hijos, su padre,

Arturo A. Mijangos

La amabilidad y el amor

1 de noviembre, 1998 – Parral, Chihuahua

Mientras tocábamos puertas hoy encontramos a una persona bien suave, Marisa. Escogí el título porque me llamo mucho la atención la manera que me habló Marisa. Lo hizo con una amabilidad y amor muy grande.

Hijos espero que cuando alguien toque la puerta de la casa ustedes salgan y platiquen. Entérense de lo que la persona trae. Lo mejor que le podrán dar es un poquito de tiempo y una sonrisa. No todos tenemos la verdad y por tal razón debemos ser amables con todos los que toquen a su puerta.

Les amo hijos, su padre,

Arturo A. Mijangos

Abuso sexual

31 de octubre, 1998 – Parral, Chihuahua

El abuso sexual es algo terrible. Hoy cuando entrevisté a alguien que fue víctima de un abuso. Las marcas que dejo esto fueron profundas. Yo sabía que ella no había pecado, sin embargo ella si pensaba que había pecado.

Deben entender hijos que si ustedes son víctimas de estas atrocidades, que en ustedes no hay pecado. Son limpiapiés, busquen la ayuda de Dios y de sus líderes. También busque la ayuda mía y de su madres. Nunca los juzgaremos, solo les amaremos.

Me duele tener que hablares de esto, pero talvez sea de utilidad, espero con toda mi alma que no, pero era necesario que estuviera aquí.

Con mucho amor,

Arturo A. Mijangos

Chincualas

30 de octubre, 1998 – Parral, Chihuahua

Palabra que significa mujeres que coquetean con todos o con alguien en especial.

Me he dado cuenta que las mujeres aquí en Parral son bien chincualas. De hecho la mayoría son muy guapas, pero son muy aventadas, nada les preocupa. No es que se vistan inmodestamente, sino es por su forma de ser. Ellas dicen lo que piensan de algún chavo en su cara y también sus intenciones. Es difícil ser misionero bajo estas circunstancias, pero se puede y lo hacemos. No todas las mujeres son así, hay unas muy buenas y recatadas.

Hijas, sean recatadas y amigables, las apreciamos más de esa forma. Recuerden lo que importa no tiene que ver con su cuerpo, la prudencia siempre es buena.

Como ejemplo voy a menciona a una joven, se llama Adriana Ivette Figueroa.

Les amo hijos e hijas con el amor de siempre,

Arturo A. Mijangos