Es un varón

zapato varón

11 de febrero de 2015 – Columbus, Indiana

Me parece impresionante saber que el bebé que crece dentro de Debs sea un varón. Se me hace tan irreal, tan inimaginable; un deseo enviado en un suspiro a una estrella fugaz. Estoy tan contento, alegre, feliz sin tener idea de cómo va a ser esta experiencia.

Todos me dicen que lo voy a disfrutar, que los varones son alegres. Que no me extrañe que vaya a ser un nene de mami, que quiera más a su mama que a mí. Que son revoltosos y que les gusta el relajo; alegres y llenos de energía.

No me puedo imaginar algo diferente a la experiencia con Niki, todo mi entrenamiento ha sido con una niña. Pero estoy tan emocionado, como asignarse una clase sin tener idea de qué se trata. Y estoy afuera del aula, temblando por la anticipación sin tener idea de lo que me espera.

It´s a boy!”—Nos dijo la técnico del ultrasonido, y quedó registrado. Y en ese momento sentí como ver desenvolverse algo nuevo sin poderlo detener. Como cuando cae un rollo de papel de baño y se escapa dejando un camino. Estoy emocionado de recorrer este camino, de enseñarle cosas nuevas este bebé.

Creo que el temor más grande es la anticipación de lo que él me va a enseñar. Recuerdo ver a Niki cuando era bebe, chiquita como era, y pidiéndole a Dios que me permitiera conocerla mejor. Hoy puedo ver una niña social que le encanta cantar y bailar, amigable y chistosa. Me ha enseñado a platicarle a más personas, a conocer todas las princesas de Disney, a encontrar nuevas formas de bailar y a aprenderme muchas nuevas canciones.

Estoy emocionado, sé que va a ser una nueva aventura y quiero que empiece. En unos meses tendré el gusto de conocer a este bebé. No me aguanto las ganas.

Deja un comentario