Viajando en autobús

25 de febrero, 2015 – Columbus, Indiana

Las mañanas son aceleradas, tengo 45 minutos para levantarme, alistarme, desayunar y salir de la casa. No hay minutos extras, cuando suena mi alarma que dice: “Tomar el bus”, tengo que salir y no hay vuelta atrás. Tomo el bus 3 veces por semana, cuando Debs lleva a Niki a la escuela, pero hoy tomé el bus, porque nuestro carro está en el taller :(.

columbus bus

Nuestra trayectoria de los carros ha sido algo complicada, hoy estamos acostumbrados a la rutina, pero hay ocasiones que se nos complica mucho. Cuando llegamos a los EEUU en el 2011, no pudimos comprar un carro. Estuvimos sin carro por casi 1 año, agradecidos de la generosidad de muchos amigos que permitieron que pudiéramos hacer el súper y otras actividades.

En el verano del 2012 compramos nuestra camioneta, realmente una gran bendición. Manejamos de Indiana a Utah en nuestra Ford Windstar Modelo ´98. Todas las mañanas llenábamos el tanque de gasolina y hacíamos una oración para que aguantara nuestra camioneta. Hoy todavía tenemos nuestra camioneta. Ayer en la mañana se murió el timón hidráulico, así que la están reparando. Hace unos meses tuvimos que cambiarle bastantes cosas de los frenos, le hicimos un overhaul y hace un año le reparamos la transmisión.

columbus bus

Es por eso que hoy también viaje en bus, la parada queda como a media cuadra de la casa, así que no tengo que caminar mucho. El bus me recoge como a las 7:40am y me deja enfrente de la oficina a las 7:55am. El bus es cómodo y seguro y muy barato. No pasa muy seguido, 1 cada hora, pero me queda muy bien. En las tarde tengo que caminar 2 cuadras para tomar el bus de regreso, pasa a las 5:10pm y me deja como a 2 cuadras de la casa a las 5:25pm. Si quisiera caminar menos tendría que esperar que me dejara a las 5:40pm, pero llego más rápido caminando que esperar que pase por la otra calle.

Cómo quisiéramos tener otro carro para que las cosas fuera menos complicadas, pero se puede por el momento. Esperamos que antes que nazca el bebé ya tengamos otro carro, más que nada porque nuestro carro ya se va a morir y quiero que Debs tengo un carro confiable.

A pesar de estas cosas, avanzamos con fe, sin renegar, confiando que las cosas van a mejorar. Estamos contentos y no hay tiempo para sentirnos mal. Este bebé nos ha dado tanta fe y esperanza y confianza en Dios.

columbus bus downtown

Deja un comentario