36 Preguntas que nos unieron

9 de marzo, 2015 – Columbus, Indiana

Hace unas semanas leí un artículo en el NY Times titulado “To Fall in Love With Anyone, Do This” (Para enamorarte de cualquiera, haz esto) que me llamó la atención. No me imaginé que 36 preguntas nos llevaran a unirnos más.

El artículo esta en inglés y encontré una buena traducción en español. En el artículo la autora comenta como su amigo, ahora su esposo, pusieron a prueba un estudio que afirma que una serie de preguntas puede “enamorar” a 2 extraños.

Un hombre y una mujer heterosexuales entran el laboratorio desde puertas diferentes. Se sientan cara a cara y contestan a una serie de preguntas cada vez más personales. Después se miran a los ojos durante cuatro minutos. El detalle más cautivador: seis meses después, dos de los participantes estaban casados. Invitaron a todo el laboratorio a la ceremonia.

Le dije a Debs que por qué no hacíamos estas preguntas. Ella se me quedó viendo y entendí que me estaba preguntando: “¿Necesitás enamorarte de mi?” Al darme cuenta le dije: “Yo ya te amo, pero pienso que sería interesante leer las preguntas y ver de qué se trata.”

Las preguntas los hicimos en inglés y las pueden encontrar aquí y en español aquí.

Al principio las preguntas eran muy sencillas y no parecían que revelaran nada que no supiéramos ya. En un par de preguntas Debs tenía una mejor respuesta que lo que yo había dicho de mí; definitivamente nos conocemos bien.

A medida que nos hacíamos más y más preguntas, era preguntas que nos hacían más y más vulnerables. Preguntas como: “Si supieras que en un año vas a morir de manera repentina, ¿cambiarías algo en tu manera de vivir? ¿Por qué?” o “¿Cuál es tu recuerdo más doloroso?”

Tuvimos que reflexionar y pensar en cosas que serían muy difíciles. No hicimos nuestros testamentos, pero reflexionamos en las cosas que podríamos hacer mejor.

Esa noche tomamos decisiones importantes, de cómo podíamos hacer mejor uso de nuestro tiempo y recursos. Realmente nos conectamos, nos reímos de nuestros momentos vergonzosos y lloramos de momentos tristes. En sí, nos unimos.

Deja un comentario