Todo lo que aprendi en scouts

4 de marzo, 2015 – Columbus, Indiana

De los 8 años a los 15 participé en lobatos y luego scouts. Me gustaba mucho participar en las actividades, en particular me gustaba mucho hacer fogatas y hacer nudos. Practicaba y practicaba los nudos. No podía haber una pita en mi casa que no tuviera un nudo. El día que cambiaron todas las cuerdas en las persianas de la casa de mi abuelita, fue como navidad, tenía metros y metros de cuerda para hacer mis nudos.

Puesto que no me volví bombero, escalador o marinero pensarían que no practico mucho mis nudos. Sin embargo estarían equivocados; a Niki le encanta amarrar cosas, ella no sabe amarrar, pero le encanta que yo le amarre cosas.

bebe amarrado nudo

Todo empezó con sus bebés, muñecos de peluche, que un día decidió que necesitaban estar tapados. A estas colchitas ella les dice tapas, puesto que sirven para taparse. Desde ese momento no puede haber colchitas flotando porque Niki se los pone a sus bebés.

A medida que tenía que tapar y volver a tapar a los bebes y en ocasiones nos tocaba a Debs y a mí para poder salir de la casa a tiempo; le dije a Niki que le iba a amarrar esas colchas. Momento Eureka! para Niki, ahora quería que siempre estuvieran amarrados los bebés.

Lo mejor de esta nueva dinámica es que a mí me encanta hacer nudos y a Niki le encanta tener a sus “hijos” amarrados; entonces ambos nos sentimos realizados.

niki bebes amarrados nudos

Deja un comentario