Niki cumplió 5 años

Viernes 18 de septiembre, 2015 – Columbus, Indiana

Me cuesta creer que mi nena ya tiene 5 años. Cada cumpleaños tengo que hacer un repaso mental para confirmar que efectivamente han pasado 5 años de esa tarde lluviosa cuando nos dijeron que Niki no había crecido en 1 mes y que tenía que nacer esa noche. Llenos de angustia y con mucha fe fuimos al hospital. El primer cumpleaños casi no lo pasamos juntos, ese día Debs viajo a Rhode Island, el segundo cumpleaños lo pasamos en Provo después de la pasantilla de Cummins, el numero 3 fue aquí en Indiana todo de mini-mouse, el cuarto lo pasamos en Guate y también casi me lo pierdo pero llegué ese día a Chiquimula, y el numero 5 también casi me lo pierdo pero regresé a tiempo de Provo.

2015-09-17 14.53.39

Aunque pareciera que casi me pierdo todos los cumpleaños, la verdad es que no me perdería un cumpleaños por nada del mundo. Niki me llena mi vida de alegría, me llena mi corazón de gozo y me saca las lágrimas cuando esta triste. La amo tanto, me da fuerzas, me hace ser mejor, me inspira y me recuerda por qué tengo que ser bueno. Ella es una chispa que ilumina cualquier lugar, veo como deposita un poco de luz en cada interacción que tiene con otras personas.

2015-09-17 07.38.04En la mañana del 17, cuando regresaba de Provo la dejamos abrir sus regalos. Debs la había dejado dormir en nuestra cama mientras yo estaba de viaje, la noche anterior decoró el cuarto de Niki y le puso los regalos en la cama. Niki nos había pedido que quería recibir muchos regalos, por lo que optamos por varias cosas de menor valor pero significativas. Lo que más quería era una lámpara de varias luces que daba vueltas, como de discoteca. La emocionó mucho cuando abrió ese regalo, hasta lo puso en el aire y le daba muchos besos. Lo más chistoso es que estaba super contenta con todo, hasta que terminó de abrir todos los regalos y en eso se puso triste. Nos dice: “¿Y la guitarra?” Esa era la primera vez que nos había dicho que quería una guitarra, se le pasó rápido pero según ella íbamos a recibir inspiración de la guitarra 😊.

Ese mismo día le celebramos su cumpleaños en la escuela. Debs llevó pastelitos y le cantamos Feliz Cumpleaños con sus compañeros. Niki estaba muy contenta de poder compartir con sus compañeritos. Los niños disfrutaron de los pastelitos y de tener la lengua pintada con los colores del betún.

El viernes 18, fue la fiesta en el parque. Niki quería que fuera una fiesta de baile, con música y que apagáramos las luces y pusiéramos su lámpara; optamos por el parque en la tarde con una bocina con música de fondo. Debs se lució con toda la comida que preparó, el otro día que hicimos Pulled Pork yo me lo comí con nachos, y le dije a Debs que eso deberíamos dar para el cumple de Niki. Debs preparó el cerdo pero también hizo Chili Beans con carne de res y frijoles negros parados. La comida estaba deliciosa, los nachos con la carne y con todos los extras: guacamol, crema, queso, y pico de gallo.

Todos nuestros amigos llegaron y Niki recibió muchos regalos. Es tan bonito ver a todos los amigos de Niki y de nosotros que llegan a compartir y estar un rato alegre. Quebramos una piñata y luego le cantamos Feliz Cumpleaños. El pastel era de arco iris, así lo quería Niki porque vio un video en YouTube con el pastel. Por suerte cerca de la casa hay un lugar donde hacen pasteles y ellos lo hicieron. Debs y yo estábamos emocionados de que Niki viera el pastel, porque ella había estado muy involucrada en la decisión; cuando lo ve se pone triste. “Ese no es el pastel. Yo les enseñe el video. Así no es el pastel. Les voy a enseñar el video otra vez.” Nos costó convencerla que sin partir, no se aprecian los colores. Por suerte se calmó, y cuando partimos el pastel estaba muy feliz con el resultado.

DSCN9910

DSCN9976

DSCN9987

DSCN9988

Al final todos estuvimos contentos, la mayoría de la comida se acabó y no tuvimos que llevar mucho de regreso. Todos los regalos estuvieron lindos y a Niki le encantaron. Pasamos una tarde amena, estamos felices. Aun no creemos que tenemos una niña de 5 años, tenemos todo un año para acostumbrarnos 😉.

Deja un comentario