Un domingo como cualquier otro

He mencionado antes que quiero que este blog sea tanto un registro de lo importante, como un recuerdo de lo cotidiano. En este caso quiero contar cómo es un típico domingo en nuestra casa.

A las 7 de la mañana llega Nicole a nuestro cuarto, llena de energía me hace la misma pregunta de todos los días: “¿Qué vamos a hacer hoy?” La volteo a ver y con un gesto ya sabe y contesta: “Vamos a ir a la capilla.” Le hago señas que nos salgamos del cuarto y ella cierra la puerta tratando de hacerlo calladamente y fracasando en el intento. Dejamos que Mami descanse un poco que se levantó un par de veces en la noche a darle de comer a Andrew.

Fuera del cuarto y los dos ya con un poco de hambre nos disponemos a hacer unos panqueques. Veo que hay unos bananos que ya se están poniendo muy maduros y decidimos hacer unos panqueques de banano. Niki me ayuda y me pide probar los ingredientes a medida que los vamos incorporando a la mescla, ya sabe que el polvo de hornear es feo y que el azúcar es sabrosa.

El olor de la comida despierta a Debs y no mucho después se despierta Andrew. Ya son las 9am y tenemos que alistar las cosas que tenemos que llevar a la capilla. Debs guarda la bocina con la que les enseña los himnos a los niños de la primaria. Yo guardo mi computadora, la correspondencia de la iglesia, y hago un repaso mental de los discursantes. Niki también tiene que guardar sus crayones, marcadores, libreta para colorear y la revista Friend. Justo antes de irnos a bañar recibo una llamada de una hermana que necesita que la pasemos a recoger, accedo, pero tenemos que salir 1 hora antes de lo planeado.

En lo que yo me arreglo, Debs saca la ropa de Niki y empieza a preparar el almuerzo. Andrew es bien portado, pero cuando tiene hambre hay que atenderlo. A las 11:45am nos sentamos a almorzar, tenemos 30 minutos. A las 12:15pm nos levantamos de la mesa, Debs termina de arreglar a Andrew y le da de comer. Yo me termino de arreglar a Niki, y a las 12:40pm estamos subiendo al carro. Me alegro que los días están templados y no tuve que arrancar el carro con aire acondicionado ni calefacción.

Cruzamos por la puerta de la iglesia a la 1:41pm, no sé cómo le hacemos para calcular los tiempos. Somos los segundos en llegar a la iglesia y probablemente los últimos en llegar a tiempo. Últimamente hemos estado empezando con sólo nuestras 2 familias y los misioneros; pero más familias se incorporarán en el transcurso de la reunión sacramental.

A las 5pm nos reunimos nuevamente en el vestíbulo y planeamos el resto de la tarde. Yo tengo una entrevista y luego las finanzas de la rama. Otra familia va a llevar a la hermana que trajimos. A las 6:30pm vamos a ir a cenar con una familia de la rama.

Cansados pero contentos, con sueño pero con el estómago lleno regresamos a las 8pm a la casa. Los niños ya tienen las pijamas y están listos para ir a dormir, Debs y yo vamos a arreglar la casa y luego también a dormir. Mañana va a ser un día largo y no queremos amanecer cansados.

Deja un comentario