Acompañando a Norma al Templo

Sábado 19 de marzo, 2016 – Indianápolis, Indiana

Y si acontece que trabajáis todos vuestros días proclamando el arrepentimiento a este pueblo y me traéis aun cuando fuere una sola alma, ¡cuán grande será vuestro gozo con ella en el reino de mi Padre!” – DyC 18:15

2016-03-19 14.51.20-2 web

Como misionero recuerdo la alegría que sentía cuando acompañaba a las personas por el proceso de arrepentimiento y bautismo. Es un gozo muy grande al ver los cambios que muchas de las personas hacían. El sábado experimenté otro gozo, talvez más grande de que había sentido antes, al ver a Norma entrar al templo.

Como su líder eclesiástico mi función es de animar y recordar. El trabajo, esfuerzo, y decisiones son de cada miembro. Al ver a cada uno de los hermanos progresar, a su propio paso y es circunstancias únicas para ellos, me trae un gozo muy grande. Todos tenemos un gran potencial y el Señor espera grandes cosas de cada uno.

El templo no es el final para Norma, ni para los otros miembros de la iglesia, pero es un paso importante en nuestro progreso. Debemos esforzarnos y seguir adelante.

quisiera preguntar si ya quedó hecho todo. He aquí, os digo que no… Por tanto, debéis seguir adelante con firmeza en Cristo, teniendo un fulgor perfecto de esperanza y amor por Dios y por todos los hombres. Por tanto, si marcháis adelante, deleitándoos en la palabra de Cristo, y perseveráis hasta el fin, he aquí, así dice el Padre: Tendréis la vida eterna.” – 2 Nefi 31:18-19

 

Deja un comentario