Primer visita al Reino Unido

Miércoles 19 de octubre, 2017 – Manchester, Reino Unido

Las últimas 2 semanas se han pasado tan rápido que no lo puedo creer, no sé ni cuantas millas he estado en el aire. El 1 de octubre salí rumbo a Lago Salado, estuve en 1 de las conferencia, luego en Provo para los eventos de reclutamiento, regresé a Columbus 2 días para luego viajar con Debs y los niños a Filadelfia.  En el aeropuerto de Filadelfia nos despedimos, Debs y los niños fueron a visitar a la Yaya en Rhode Island y yo fui rumbo al Reino Unido.  He estado aquí en el Reino Unido los últimos 10 días viajando en tren en la parte norte desde Manchester a Huddersfield, luego a York y a Darlington, y  de regreso aquí a Manchester.

Manchester

Me encanto ver la ciudad, ver los trenes y los carros con el timón en el lado opuesto al que estoy acostumbrado. Del aeropuerto fui a la capilla, algo que me llamo mucho la atención fueron una bolsas en la entrada del salón sacramental que decían “Reverence Bags”, bolsas de reverencia, adentro diferentes artículos para ayudar a los niños estar reverentes.

Huddersfield

En Huddersfield es donde esta una de las plantas de Cummins.  Fue donde empezaron las turbinas Holset, que luego compró Cummins la compañía. Es una pequeña ciudad llena de historia.

Comida

Probé “Peas and Gravy” que es simplemente arvejas con recado (gravy), me dio risa que era todo un platillo. Uno de los días fuimos a un lugar de comida India, que ese especializaba en servir únicamente platillos vegetarianos, Prashad es el lugar.  Realmente cambió el concepto que yo tenía de la comida vegetariana.  Todos los platillos estaban deliciosos. El que me pareció más interesante es uno que llama Pani Puri.  Son unas bolitas fritas, vacías del centro.  Se le hace un agujero con los dedos y se les llena de una caldito.  Me encantaron todas las comidas.

Otro platillo que me pareció interesante se llama “Bubble and Squeak” que me lo dieron en un desayuno. Son papas en cubitos fritas con repollo (Col).  No me esperaba que ese sabor fuera tan sabroso. Algo como unas tortitas de papa con repollo de pupusas, bien rico.

Vistas

Llegué a la estación de trenes, y realmente no sabía que esperar.  La terminal de Manchester era gigante, casi como un aeropuerto y estaba un poco intimidado.  La estación de Huddersfield es más pequeña.  Me bajé en una de las plataformas y a pocos pasos ya estaba afuera.

Una de las tardes salimos a caminar con todo el grupo.  Teníamos nuestros ojos puestos en la parte más alta de la ciudad, un pequeño castillo en la cima de una colina.  Sabíamos que no quedaba muy lejos, pero no sabíamos todo lo que tendríamos que escalar.  Después de una hora de caminata llegamos a la cima, y realmente impresionante.  Saber que ese lugar ha estado documentado en la historia escrita por más de 500 años. Para agregarle a la experiencia, empezó a lloviznar y se formó el arcoíris más complete que yo haya visto.  Tenía una circunferencia de más de 180 grados.

En las mañanas nos íbamos caminando a la planta siguiendo uno de los canales navegables del pueblo.  En el canal había varias casas flotantes, no sé cómo describirlos pero en varias series de la época los años 1950 los utilizaban varios grupos de gitanos.  Vi varias de estas embarcaciones y me llamaron mucho la atención.

York

De mi visita al Reino Unido, la ciudad de York fue la experiencia más impresionante. Es una ciudad cosmopolita, llena de vida tanto de día como de noche.  La ciudad tiene historia desde el tiempo de los romanos, alrededor del año 71dC, casi 2000 de historia. Llegué a York el viernes y me fui el domingo y traté de visitar todos los lugares turísticos y experimentar la mayor cantidad de comida propia del Reino Unido.

Comida

Cuando iba de camino al hotel vi una publicidad del restaurante del Chef inglés Jamie Oliver, y sabía que tenía que comer allí.  Al llamar me dijeron que no tenían lugar para cenar, pero que si llegaba antes de la hora del cena si había lugar.  La comida estaba increíble, de entrada pedí una selección de carnes curadas.  De plato principal pedí una porchetta sobre un pure de papas. Todo estaba muy sabroso y las porciones muy balanceadas.

El sábado era día de mercado y todo se vía delicioso.  Me decidí por un café que ese día tenían de especial “Fish and Chips”, pescado empanizado con papas fritas. El empanizado estaba tan rico, no estaba pesado ni grasoso, parecía hojaldrado con un sabor muy delicado. Las papas también bien sabrosas.

Algo curioso del Reino Unido en general, es que todas las sodas eran bien pequeñas, botellas como de 8 oz.  Me costó acostumbrarme a dar pequeños sorbos y cuidar que no se me acabara mi bebida.

No tomo té, pero quería tener la experiencia de todo el servicio del té.  Todos me recomendaron que fuera a Betty´s.  Pedí una infusión de Jamaica y todo el servicio de té.  La atención a los detalles fue algo increíbles.  Los pastelitos y comida muy sabrosa.  No me pude resistir los chocolates y compré un set para llevar.

Varios de los locales me convencieron de probar la pizzería Pizzaexpress, una comida conocida con un sabor local. Me encantó una de las entradas, “dough balls”, bolitas de masa de pizza horneadas a la perfección y con una selección de salsas para acompañarlas.  La pizza también estaba muy rica.

El domingo antes de partir busqué un lugar para comer el tradicional “Sunday Roast”, carne horneada con papas y zanahoria.  Encontré un lugar muy bueno, donde no me sentía fuera de lugar con mi traje de la iglesia.  Todo muy tradicional y los sabores muy auténticos.  Me gustó que sirvieron la comida con un panitos, que se partía y comía como parte de la comida.  Luego aprendí que se llama pudín de Yorkshire. Tuve que ver como lo hacían los locales para no verme tan turista.

Vistas

Había tanto que ver en la ciudad y a pesar que hice muchísimo, no creo que logré ver todo.  Al llegar, puede ver que la estación era mucho más grande que la de Huddersfield.  Ésta también tiene mucha historia, durante la segunda guerra mundial fue casi destruida completamente por bombarderos alemanes.  Ahora es un testamento del espíritu inquebrantable del pueblo inglés.

La ciudad está rodeada completamente por una muralla, construida y reconstruida a través del tiempo por diferentes pueblos.  Algo interesante es que muchas de las calles en York terminan con el sufijo “gate”, esto provine del nombre para calle de los vikingos que llaman a las calles “gata”.  La calle que más me llamó la atención fue Stonegate, puesto que es el nombre de la calle donde vivimos en Columbus.

El hotel donde me hospedé estaba frente a la Torre Clifford, un recordatorio del castillo de York, que data desde el año 1050 dC. El sábado me levanté temprano y salí rumbo al complejo del Castillo de York dónde ahora son varios museos. Me gustó mucho una exhibición sobre la historia de la moda. Tenían muchos vestidos de distintas épocas. También me gustó una exhibición del impacto que causó la Segunda Guerra Mundial a la ciudad de York.  Muchas personas emigraron del sur de Inglaterra a ciudades como York para escapar los ataques alemanes. El Castillo de York también fue una cárcel por casi 1000 años terminando su uso en 1929. En la cárcel tienen una exhibición permanente de cuando la cárcel fungió como una cárcel de mujeres.

York también es un centro de comercio y hay muchas ventas; desde ventas callejeras hasta marcas famosas en las calles principales. Una de las calles llenas de historia se llama The Shambles.  Una serie de calles muy angostas y sus edificaciones bien torcidas. Encontré una bolsa para Debs y un oso de peluche para Niki de la tienda Stonegate Teddy Bear Shop. No me pude resistir y me compre unos zapatos ingleses, son tan sabrosos y bien chileros.

Luego caminé a la Catedral de York (en inglés York Minster) una de las catedrales más importantes de Inglaterra.  El sitio de la catedral tiene historia desde la ocupación romana e incluye historia romana, vikinga, germana y por último los reinados del norte de Inglaterra.  La catedral tiene algunos de los vitrales más grandes del mundo, una nave imponente y detalles góticos impresionantes. Estuve admirando la catedral por varias horas, inclusive subí hasta la parte más alta.  De hecho pagué para poder subir las 275 gradas de la torre principal. No estaba seguro que iba poder subir todas las gradas, en un momento me dio un poco de claustrofobia porque las gradas son en caracol en un espacio bien angosto. Si valió la pena poder llegar hasta arriba, las vistas eran algo espectacular.

En la noche hice uno de los tours nocturnos, el que hice se llama El sangriento tour de York. La guía nos contó varias historias interesantes de la ciudad de York.  La que más me impresionó fue la uno de sus recidentes, Guy Fewkes, que llegaría a convertirse en uno de los primeros terroristas en tratar de atacar el Parlamento del Reino Unido. La guía nos contó otras historias de la ocupación romana y vikinga; también nos contó de las áreas antiguas de menos reputación como la calle Uva (en inglés: Grape Lane), que antes se llamó calle Toquetear (en inglés: Grope Lane).

El domingo fui a la capilla en York y fue la presentación de la primaria. Me encantó ver a todos los niños, en un lugar tan lejos de donde vivo y de donde crecí pero con las mismas canciones y el mismo mensaje. Me encantó un discurso de un niño que contaba que se estaba preparando para la misión comiendo comidas diferentes dijo: “o como dice mi abuelo: ‘porquería extranjera’”.

Me encantó caminar por toda la ciudad sabiendo lo antigua que era.  Me gustó que por todas partes había música, tanto en las calles como en restaurantes y bares. Tengo que llevar a Debs allí algún día.

Darlington

La última parada fue en la ciudad de Darlington, cede de una planta de Cummins donde se ensamblan los motores marinos QSB6.7. Llegue a Darlington en la tarde del domingo y caminé de la estación a mi hotel. La ciudad es pequeña y típica de un pueblo que ha crecido junto con la industria que las apoya.  De camino a cenar me topé con unos jóvenes y me causó gracia que uno de ellos me dijo que yo era un “American”. Es la primera vez que alguien me dice que me veo así, al día siguiente me dijeron que probablemente era porque llevaba una gorra. Los ingleses ven como algo de Estados Unidos el usar gorra, para ellos las gorras son para niños, quien iba a saber.

 

 

Deja un comentario