French Lick 2017

Sábado 15 de abril, 2017 – French Lick, Indiana

Es impresionante que ahora con Andrew más grande son diferentes, no puedo creer que definitivamente ya no tenemos un bebe. Me encanta ver las interacciones entre Niki y Andrew. Esta semana santa viajamos 2 horas al parque acuático Big Splash Adventure en la ciudad de French Lick. Estuvimos 2 días y nos divertimos mucho, aunque el viaje de regreso fue un poco de miedo.

De camino al parque estuvimos leyendo sobre el pueblo de French Lick y su historia. Históricamente en ese pueblo había depósitos de sal que eran valiosos para los animales de carga. La gente que viajaba normalmente se detenía en este pueblo para que los animales pudieran comer las aguas ricas en minerales. Los primeros pobladores eran de origen francés y se les llamaban Licks (de lamer en inglés) a los depósitos de minerales, por ende French Lick. Oriundo de este pueblo es el famoso jugador de basquetbol Larry Bird, que aquí en Indiana lo llamaban The Hick from French Lick (el pueblerino de French Lick). El pueblo desarrollo algunos sitios de vacaciones, un Spa y el parque acuático que visitamos.

El parque tiene hotel y restaurante, pero no hay muchas cosas cerca. Los niños estaban bien emocionados cuando llegamos y más aún cuando les dieron unos brazaletes que les permitía abrir las puertas del cuarto y entrar a la piscina. Los cuartos eran muy familiares, teníamos 1 cama King y una litera. Andrew iba a dormir en la cama de abajo y Niki arriba. No más llegamos, nos pusimos nuestras calzonetas y nos fuimos a la piscina.

El área de las piscinas es impresionante porque todas están bajo techo. En una gran galera climatizada donde están las piscinas, toboganes, y el rio. Afuera no estaba tan frio, pero no para estar en la piscina, allí adentro no estaba tan caliente pero no daba frio andar en calzoneta. Nos fuimos al área de los niños, a jugar en el pequeño resbaladero y unos columpios. Andrew le tenía un poquito de miedo el resbaladero, pero luego le agarro la onda. Fuimos a los toboganes más grandes y ahora con Niki podemos hacer más cosas.

Lo que más le gustó a Andrew fue la piscina grande porque habían unas canastas de básquet. Yo levantaba a Andrew y él metía la canasta; estaba tan contento haciendo sus Dunks. Allí nos estuvimos todo el día; almorzamos en la cafetería a un lado de la piscina y no salimos hasta que no nos dio hambre de cenita.  Fuimos a cenar a un restaurante Mexicano, nada extraordinario, ya llenitos nos regresamos a descansar en el hotel.

El día siguiente nos levantamos para hacer la cola del desayuno. Tuvimos que esperar como 30 minutos, pero valió la pena. Tenían un buen desayuno para todos los gustos; Niki su favorito son los panques y wafles, Andrew su lechita, yo mis biscuits con gravy, y huevitos y tocino para Debs. La comidilla de la cola era la jirafa en un zoológico que estaba por dar a luz y la tenían en  una webcam.

El resto de la mañana estuvimos en la piscina, hicimos el check-out y nos estuvimos  un par de horas más. El incidente del día 2 fue que Niki que se cayó y se raspó la rodilla; la llevamos a la  enfermería y le pusieron una curita contra el agua. No pasó a más, pero si le dolió la caída.

Nos la pasamos muy bien en French Lick, fue bonito pasar un par de días juntos. Andrew ya está más grande y participa mucho más de nuestras vacaciones. Nos gustó pasar tiempo en el rio y le dimos miles de vueltas. Nos arreglamos y empezamos nuestro viaje de regreso.

El camino de regresó resultó ser más problemático de lo que pensaba. La calle principal, US 56, estaba cerrada y teníamos que tomar un desvío. En el camino de ida no nos afectó mucho, porque había otra calle, IN 256 e IN 39 que nos llevaba más o menos directo, yo pensé que podía regresar a la IN 256 si seguía algunas calles en la orientación correcta.  No contaba que  una de las calles nos llevara a un pantano y todas las casas y la gente que pasábamos se veían de dudosa reputación. Más adelante aprendí que estábamos en una de las áreas con mayor cantidad de casos de VIH y drogas del estado de Indiana. Por suerte una de las calles por fin nos sacó a la avenida principal y logramos llegar a la casa a salvo.

Deja un comentario