Silva en Indiana 2017

Jueves 27 de julio, 2017 – Indianápolis, Indiana

¿Qué les contaré? Estoy sentado en el aeropuerto internacional de Indianápolis.  Frente a mí: un iPhone 6s Plus, un sándwich, y una bebida de McDonald’s. Es la 3ra vez que vengo al aeropuerto en 2 semanas, no puedo creer que ya la próxima semana regresa Niki a la escuela y oficialmente se cierran las vacaciones de verano 2017. A pesar que estoy cansado, que me levanté muy temprano, estoy muy contento por todas las experiencias que tuvimos este verano.

Como siempre, nuestras vacaciones incluyeron una cantidad de millas (más de 1,500), muchos hoteles, restaurantes, y caminatas.  No faltó la visita al doctor, y a un hospital; pero tampoco la mano del Señor, su Espíritu, y sus maravillas terrenales.  Hemos sido realmente bendecidos, protegidos y guiados.

Esta última visita al aeropuerto fue para despedir a Silva y Olivia que nos visitaron por primera vez aquí en Indiana. Tratamos de tener actividades preparadas para que disfrutaran su tiempo aquí en Indiana. Lo que yo no tenía contemplado era que un discursante no pudiera llegar y le pedí a Silva que me rescatara; compartió un mensaje muy bonito que había dado unas semanas atrás en su barrio.  Nos dio mucho gusto tenerlas estos días con nosotros.

Uno de los días fuimos a nadar al lago y las niñas encontraron barro en la playa y se lo aplicaron como mascarilla. Al final todos nos echamos en la cara y se sentía bien refrescante en la piel. Nos estuvimos un buen rato en la playa jugando y nadando; esa playa es mi favorita y le hemos sacado el jugo este verano.

Lo malo de estos días es que si he tenido que trabajar y sólo logro hacer cosas con todos en las tardes. Las niñas han jugado y Debs ha organizado actividades con ellas.  Un día fueron a comer helado, otro a un parque y también en el parque bajo techo de Cummins. Realmente espero que Silva y Olivia se la hayan pasado bien con nosotros.

Ayer fue una fiesta de Cummins al aire libre, Niki y Paola no se sentían tan bien del estómago y se quedaron en la casa con Debs; Andrew, Oliva, Silva y yo nos fuimos a la fiesta. Tenían varios vehículos con motores Cummins, desde pick-ups hasta unas grandes máquinas. La fiesta incluía almuerzo y aunque la cola era re-larga, no esperamos mucho para comer. También habían saltarines y pinta caritas; Olivia y Andrew se la pasaron muy alegres. Cansados y contentos regresamos a la casa a descansar.

Deja un comentario