Un nuevo yeso para Niki

Jueves 18 de enero, 2018 – Columbus, Indiana

No creo que haya un dicho que diga: “Brazo rosa corazón contento”, porque ese sería apropiado con Niki. Las últimas dos semanas han sido un subibaja de eventos y emociones. El 2 de enero salimos de Rhode Island de regreso a Columbus, el viaje estuvo tranquilo y llegamos sin novedades el 3 de enero a las 4pm. Bajamos las cosas del carro, los niños estaban contentos viendo sus juguetes. Yo salí a comprar leche y otras cositas que nos hacían falta. Regresando del súper Debs me llama, ya no le contesté sino que entré a las casa. En las gradas estaba Niki llorando agarrándose el brazo, Debora tratando de ver dónde le dolía y Andrew preocupado. El brazo de Niki estaba rojo y muy caliente. Le quitamos la playera a Niki, yo le hice un cabestrillo con una sábana y nos fuimos al hospital.

Cinco horas más tarde salimos del hospital donde nos confirmaron nuestras sospechas que Niki se había quebrado el húmero y esta vez más fuerte que hace cuatro años. Fuimos con el especialista al día siguiente y no pudieron ponerle yeso por lo hinchada que estaba. El doctor nos explicó que a parte de la fractura se le había dislocado el codo; le pusieron el codo de nuevo en su lugar y volvieron a inmovilizarla con una canaleta y vendas. También nos dijo que si no sanaba correctamente en las próximas dos semanas sería necesario operarla.

Hoy, dos semanas más tarde nos dieron buenas noticias: el brazo estaba sanando bien, no había necesidad de operarla y ya le podían poder el yeso permanente. Niki escogió que el yeso fuera rosado y estaba muy contenta. Ahora tenemos que esperar tres semanas más para que le sane completamente el brazo, pero mientras tanto tiene muchas firmas que acumular en ese yeso.

Deja un comentario